El ciberbullying activa las mismas zonas del cerebro que el dolor físico.

La matriz del dolor cuando te infieren dolor físico y dolor social
La matriz del dolor cuando te infieren dolor físico y dolor social según D.Eagleman

Ese es el sorprendente resultado que se puede inferir a partir de varios experimentos basados en imágenes fMRI que recoge el neurólogo David Eagleman en su último libro (The Brain, Nueva York, 1915).

Las imágenes del cerebro obtenidas por resonancia magnética funcional (fMRI según sus siglas en inglés) están revolucionando la neurociencia. Este escáner ofrece imágenes en tres dimensiones muy precisas de la actividad del cerebro en un momento dado, es decir, permite visualizar en tiempo real el funcionamiento de nuestra mente.  Gracias a esta tecnología, podemos ver, por ejemplo, las zonas que se activan cuando sufrimos dolor físico.

Según explica Eagleman, cuando te pinchan con una aguja se activan diferentes partes del cerebro que conforman una matriz de dolor, claramente visible a través de las imágenes del escáner. Pues bien, se ha demostrado que esa misma matriz de dolor se activa también en tu cerebro cuando miras a otra persona a la que le están clavando una aguja. Es decir, sufrimos el dolor ajeno. Esa es la base de la empatía.

Más interesantes todavía son los resultados que se han obtenido mediante otro experimento en el que un grupo de voluntarios jugaba a un juego de ordenador mientras se les escaneaba el cerebro: cuando el grupo marginaba a uno de los jugadores, se observó que se activaba en la víctima esa misma matriz del dolor físico. La conclusión que se deriva es que el rechazo social produce, literalmente, los mismos efectos que el dolor físico. Y eso que se trataba de un juego virtual…

El bullying se multiplica con el ciberbullying

En este sentido, podemos inferir que las burlas, las críticas, los motes, el acoso o la indiferencia que sufren algunos niños por parte de sus compañeros, no solo les produce dolor emocional sino también físico. El uso de los móviles y las redes sociales han multiplicado las ocasiones de llevar a cabo ese acoso, para el que, además,  ya no se requiere ni proximidad física.

 Por eso es importante enseñarles desde muy pequeños a aceptar a los demás, a valorar a cada uno como es, sin comparar ni juzgar, y también hay que enseñarles a defenderse de forma pacífica de aquellas actitudes de los demás que no le resulten positivos.

El cuento es un medio muy adecuado para enseñar a los niños más pequeños a empatizar con personajes que son rechazados por los demás y a comprender las consecuencias que conlleva ese comportamiento, por lo que os recomendamos dos libros de cuentos que tratan estos temas:

 El rechazo (ver libro)

La crueldad (ver libro)

Si te interesa la educación de tus hijos o alumnos y quieres recibir más información como esta, suscríbete aquí.

Comentarios

  1. Nossa, nunca havia pensado dessa maneira. Muito bom mesmo! Parabéns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *